top of page

No te creas todo lo que piensas

Actualizado: 5 jun 2023

Esta gran frase me llegó por un meme de Whatsapp. Enseguida me vino a la mente un modelo que Fred Kofman nombra como «Escalera de inferencias» en su excelente «Metamanagement».


Montaje de una imagen de una mujer con las manos en los ojos y encima un cartel que pone "no te creas todo lo que piensas"

Tomando como base del coaching ontológico, la Escalera nos muestra que todas las personas interpretamos el mundo (lo externo a nosotros) desde nuestro filtro único y personal: nuestra historia, nuestra manera de pensar y sentir, nuestra corporalidad, el momento presente que estamos viviendo…


Después viene la realidad, con sus hechos. Los hechos (lo único objetivo que hay) los pasamos por nuestro filtro, como si fuera un tamiz.


Al subir un peldaño más en la escalera es cuando comenzamos a elaborar nuestros cuentos y versiones sobre lo que ha ocurrido (los hechos). Ahí es cuando, muchas veces, aplica la frase «no te creas todo lo que piensas» . ¿En cuántas ocasiones nos habremos encontrado con que nos hemos montado una estupenda saga literaria en nuestra cabeza que se desmontaba con una simple explicación? Ya pero… es que ¡nos gustan tanto nuestras historias! Les tenemos tanto apego como Gollum al anillo.


La escalera sube un peldaño más, hacia las decisiones y acciones que llevamos a cabo basadas en estas historias que nos contamos. Si en el peldaño anterior no nos hemos cuestionado nuestra interpretación, recabando más información para sostenerla, en este último peldaño ya es cuando pueden empezar los problemas, porque el proceso que se había desarrollado en nuestro interior se manifiesta hacia fuera en forma de acciones.


Hay un cuento tradicional alemán que refleja esto que nos ocurre:


Un hombre, cuya hacha había desaparecido, sospechaba del hijo de su vecino. El muchacho caminaba como un ladrón, vestía como un ladrón y hablaba como un ladrón. Pero el hombre encontró su hacha mientras cavaba una fosa en el valle y la siguiente vez que vio al hijo de su vecino, el muchacho caminaba, vestía y hablaba como cualquier otro muchacho.








24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page