top of page

Conectar o desconectar

Actualizado: 5 jun 2023

Decía García Márquez que no le gustaba viajar en avión porque, cuando se viaja en avión, el cuerpo llega primero y el alma mucho después. Para mi ocurre lo mismo con las vacaciones. Después de un montón de meses apretados, llenos de actividad y de rutinas, llega el momento de relajarse y «desapretarse».


Imagen de un interruptor

Empieza ese período tan ansiado y los primeros días, paradójicamente, no me encuentro mejor. Es más, me encuentro hasta ansiosa. Tardo habitualmente una semana en empezar a disfrutar, a relajarme, a conectarme. Me pasa como a García Márquez, salvando las distancias.


A las vacaciones llega primero mi cuerpo, y una semana después aproximadamente, llega mi alma. Y no es porque me vaya a la otra punta del planeta. Es porque mi alma/mente/emoción se ha quedado enganchada en mis tareas pendientes, en mis proyectos futuros, en esa sensación de que todo lo que hago es importante e imprescindible.


Creo que muchas personas pretendemos pasar de 100 a 0 en dos días. De la total ocupación al relax absoluto. Yo siento que somos como trasatlánticos: desde que giramos el timón en el puente de mando hasta que el rumbo cambia, tardamos un tiempo. No funcionamos como un interruptor: ahora me conecto, ahora me desconecto. Me parece interesante poder observarlo y reconocerlo, para acompañarnos con cariño en ese tránsito del «off» al «on».


Ese tránsito es, para mí, el de conectarnos. Conectarnos con un ritmo más orgánico, más nuestro y no el «acelere» que llevamos habitualmente. Conectarnos con dormir lo que necesitamos, con comer rico, con compartir más tiempo con la familia, las amistades… Disfrutar de lo que nos gusta hacer en nuestro tiempo libre: pasar tiempo al aire libre, leer, hacer deporte, viajar, visitar museos, trasnochar o lo que sea que nos haga disfrutar. Dar más espacio al placer y reducir el deber que es el que está mucho más presente en nuestras vidas.


Muchas personas dicen » me voy de vacaciones a desconectar». Pienso cuando lo oigo, «ojalá vayas a conectarte contigo, con el disfrute, con la alegría de vivir y que cuando vuelvas a tus rutinas mantengas la conexión, dejando espacio al disfrute también en el día a día». Es lo que deseo para mí.


Feliz verano y felices vacaciones para quién las tenga.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page