top of page

Celebration

Actualizado: 5 jun

Mi profe de yoga es genial. Después de cada postura paramos y deja un tiempo para que pongamos atención en qué ha pasado en el cuerpo, la emoción y la mente al hacer esa postura. Me comenta que hay personas que se quejan de ese parón entre postura y postura. A mi me cuesta hacerlo, seguiría sin parar. A la vez me doy cuenta que ese pararme me sienta muy bien. Es como si, a base de parar, fuera construyendo poco a poco la sensación de bienestar que el yoga me produce.


Primer plano de unas manos sosteniendo una bengala encendida

Comentaba el otro día con una cliente de coaching lo importante de parar, mirar y celebrar cuando conseguimos algo. Habitualmente le damos importancia durante unos minutos y seguimos a por lo siguiente. Incluso en aquellas ocasiones en las que nos ha costado mucho llegar donde estábamos. Una vez conseguida la meta, a veces es como si no tuviera valor. 


Paseaba ayer por un camino por el que hacía quizás 20 años que no pasaba. Conectaba con la que era hace 20 años y todo lo que he vivido en estos años. Sentí que había mucho que celebrar. Mi yo de hace 20 años estaría muy contento de ver mi trayectoria de estos 20 años. Entonces, ¿por qué no parar más y celebrar lo conseguido? Parece como si tuviéramos una adicción al «y ahora más, a por lo siguiente».


Así que me propongo parar y celebrar. Quizás sea interesante poder crear un rito de celebración, como los que nos han articulado como sociedad durante siglos y siglos. Aquí va un artículo interesante sobre el tema. El problema ahora es que esos ritos los hemos vaciado de contenido. Eso no quiere decir que no los sigamos necesitando. Es más, nos ayudan a recordar los aspectos importantes de la vida, como celebrar los cambios de etapa vital, de unión, de cambio de residencia, etc. 


Parar y celebrar intuyo que me permite seguir de una manera más sólida mi camino. Me reconozco, reconozco a todas las personas que me han acompañado hasta aquí y han hecho posible mi/nuestro logro…y desde ahí, sigo caminando. Más fortalecida, más sólida, reconociendo mis aprendizajes. Como en la clase de yoga. 


Voy a ir pensando en cómo me gustaría que fuera mi rito de celebración cada vez que un cliente o un proyecto llegan. También cuando terminan y cada cual sigue su camino.


Os dejo, que tengo trabajo. Voy a celebrar que he escrito un post más 😊

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page