top of page

Cuidarse en el Día de la Marmota


¿Has leído muchos artículos sobre autocuidado desde que empezó la pandemia?¿Te has exigido cuidarte?


Hombre con sombrero tumbado en una carretera

¿Has leído muchos artículos sobre autocuidado desde que empezó la pandemia?¿Te has exigido cuidarte?. Las personas que nos dedicamos al desarrollo personal nos hemos puesto intensas con este tema. Entiendo que es porque valorábamos su importancia y éramos conscientes de que se nos iba de las manos. Ciertamente, ya no aparecen tantas voces como hace casi un año, cuando la pandemia irrumpió en nuestras vidas. Esa fase fue todo un despliegue de autoexigencia y hacer-hacer-hacer. Una vez pasada la euforia de los grupos de whatsapp y los aperitivos por Zoom, llegó el bajón. Me gustó mucho este artículo de Pilar Jericó en que explica las transiciones emocionales que hemos vivido y viviremos en esta pandemia.


Indudablemente, seguimos en un momento muy delicado. Ahora la OMS ha puesto nombre a lo que nos pasa: fatiga pandémica. Sentimos un cansancio profundo, que nos lleva a la desmotivación y a la apatía. Teníamos la costumbre de nutrirnos y motivarnos con las relaciones sociales, los viajes, la familia, el arte, el deporte, etc. Ahora no podemos acceder a muchas de esas maravillosas maneras de alimentarnos por dentro. Esta sensación de desnutrición emocional se nos ha agarrado al cuerpo. Sentimos cansancio del cansancio.


Me surgen muchas preguntas… ¿puedo hacer algo?¿quiero hacer algo?¿hace falta hacer algo?¿tengo energía para hacer algo? Porque, para que lo vamos a negar, tenemos las energías justas. Si no tengo energía difícilmente voy a poder hacer un esfuerzo, aunque sea mínimo, para incorporar rutinas de autocuidado que antes no tenía. La generación de hábitos nuevos requiere una importante energía atencional, emocional y física por nuestra parte.


¿Cómo alimentar y cuidar mi energía fácilmente? Con recursos que están en mi mano. Vivimos en un mundo que valora por encima de todo lo extraordinario y novedoso (el último iphone que te lo hace todo, el último método de desarrollo personal que te permite «tomar las riendas de tu vida en un mes», etc.). Por tanto, nos resulta difícil poner la atención a lo mal llamado ordinario.


Es en lo ordinario, en lo cotidiano donde podemos actuar hoy en día (y siempre, pero ahora no nos queda otra). Voy a proponeros un par de posibilidades.


En primer lugar, puedo alimentar mi energía en lo corporal simplemente poniendo atención a mi respiración. Respirar profundamente, varias veces al día, con consciencia, me va a ayudar. Nuestra respiración está afectada por la ansiedad, el cansancio, la mascarilla, etc. Esta respiración acortada nos resta energía. Prueba a respirar profundamente 5 veces y soltar el aire lentamente, todo por la nariz. A ver qué pasa.


Así mismo, en lo emocional, poder expresar o elaborar todo lo que me está pasando me va a ayudar a disponer de más energía. Antes teníamos más vida social y espacios para compartir con otras personas. Esos espacios de pasillo, de salir de una reunión e ir a otra, de camino de casa al trabajo, ya no están o se han reducido. Esos espacios se llaman transiciones y los necesitamos como agua de mayo. Estos son los momentos en los que expresamos y compartimos nuestro mundo emocional. «Emoción expresada, emoción gestionada«. Ahora vamos dejando que se nos vayan haciendo bola, especialmente las emociones desagradables y esto nos supone un gran gasto de energía. En la medida en que podamos ir compartiéndolas nos sentiremos con mayor ligereza.


Es en lo pequeño donde se juega nuestro bienestar. Lo cotidiano es un gran diamante por pulir. Como decía el muy interesante y poco reconocido Antonio Blay, «Mirar con interés para ver y comprender».


Puede que poner el foco en lo ordinario, en lo pequeño, nos ayude a sentir un poco menos de cansancio. Así, con facilidad, sin pretender subir en dos meses el monte Everest. Sino siendo conscientes de que subir la cuesta de mi casa es una heroicidad con la energía que tengo ahora.


A recargarse toca… cada cual como buenamente pueda.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page