top of page

Eligiendo palabras para vivir

Actualizado: 5 jun 2023

Ha caído en mis manos un libro precioso que se llama «Lost in Traslation» de la escritora Ella Frances Sanders. Es un compendio ilustrado de palabras intraducibles de todas partes del mundo. Palabras para describir sensaciones universales pero que sólo algunas lenguas han convertido en vocablo. Cada cual es más interesante y sorprendente, porque todas ellas las podemos reconocer como algo que nos ocurre y para lo cual no teníamos una palabra. Venga, vale, os comparto alguna.


Primer plano de unas manos con palabras pintadas de colores

«Boketto» en Japonés significa «perder la mirada en la lejanía sin pensar en nada en particular».


«Trepverter». El Yidis recoge esto que nos pasa a muchos cuando la mejor frase se nos ocurre una vez la conversación ya ha terminado. «Y le podría haber dicho que…»


«Resfeber» en sueco habla de esa inquietud que sentimos cuando vamos a emprender un viaje.


Como me gustaría que Ella venda más libros, no os lo voy a destripar. Estas tres palabras me hacen pensar en cómo algunas culturas le dan más importancia que otras a ciertas experiencias y acaban convirtiéndolas en palabras.


Y esta reflexión me ayuda a volver a reconocer la riqueza de la diversidad cultural, por supuesto, y a elucubrar que quizás sea importante decidir con qué palabras construyo mi vida, así como las culturas deciden qué experiencias convertir en palabras. Porque hay elecciones de palabras que importan.


Importa lo que me digo a mi misma sobre mi, importa qué palabras uso para dirigirme a los demás…


Con mi hijo, por ejemplo, he aprendido que no es lo mismo decirle «cuidado» que «atento».  Cierto es que lo que importa es la emoción que hay detrás de la palabra. De momento estoy comprobando que el uso consciente de la palabra me está sirviendo para experimentar lo que digo.  Cada vez le digo más «¡atento!» sintiendo «hijo, pon atención» que sintiendo «voy a decir atento aunque me gustaría decir cuidado, porque me da miedo,  pero como soy una madre seudo consciente digo atento».


La elección de la palabra «atento» me lleva a confiar en su capacidad en vez de alimentar su miedo.


Me pregunto cuántas palabras más me quedan por practicar para ir experimentando una vida más fluida…

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page